Abuso Verbal: tambien las mujeres lo hacen

La mayoría de las personas alguna vez en la vida se han visto involucradas en lo que conocemos como abuso verbal. Normalmente son las mujeres víctimas de este tipo de abuso, pero no siempre es así, ya que algunas mujeres también suelen ser agresivas con sus palabras hacia su pareja o hijos. El abuso verbal es como recibir una golpiza, solo que no deja evidencias como lo sería un golpe físico.

‘No sé porque soy así, no entiendo cómo puedo decir tanta barbaridad…necesito ayuda’

mujer adExpertos en el tema dicen que estos arranques se deben a la acumulación de ira y estrés, lamentablemente la victima suele ser el que recibe toda esa descarga a través de burlas, indiferencia, sarcasmo, acusaciones, reprensiones e insultos.

El abuso verbal es completamente dañino, ataca nuestra naturaleza y capacidades, por lo que una pareja y familia se pueden ver con el tiempo destruidas si no se actúa a tiempo.

¿Qué puedo hacer?

El abuso verbal es un problema emocional difícil, pero hay esperanza si el abusador está dispuesto a confrontar su pecado y conseguir ayuda.

Buscar ser sano interiormente. La clave de la sanidad del alma está en reconocer el abuso verbal por lo que es, y comenzar a tomar pasos deliberados para detenerlo y no causar más daño a quienes son parte de nuestra vida.

La Biblia nos advierte claramente acerca de los peligros de una persona airada. Proverbios 22:24 dice: “No te entremetas con el iracundo, ni te acompañes con el hombre de enojos.” Y Proverbios 29:22 dice: “El hombre iracundo levanta contiendas, y el furioso muchas veces peca.”

No es la voluntad de Dios que usted (o su amiga/o) esté en una relación verbalmente abusiva. Esas palabras airadas y críticas destruirán su confianza y su autoestima. Ser sumisa/o en una relación de matrimonio (Efesios 5:22) no significa que “cambien los roles” y usted sea golpeada verbalmente por su pareja, nada de eso, porque un matrimonio está sostenido en el amor de Dios, el respeto, la confianza, de ninguna de las partes debe haber este tipo de trato.

Nuestra ayuda proviene del Espíritu Santo, si desarrollamos una relación íntima con él en oración y búsqueda de sabiduría a través de la palabra de Dios, de nuestra boca solo brotará lo que hay en nuestra alma, paz en vez de ira, amor en vez de contienda, porque la verdadera sanidad interior la recibiremos a través del amor de Dios para cada uno de una manera especial y diferente, en consecuencia serás libre de todo estrés y acumulación de ira por amargura, porque en Cristo tenemos completa libertad y así mismo como serás restaurada tú, también lo serán a quienes has lastimado, el perdón y el cambio de conducta traen libertad y buenas consecuencias. La vida es muy breve como para desperdiciarla en no amar y en no recibir amor.

Por @NataliaWlasiuk
Boomker.com