Romanticismo En Peligro De Extinción

 

El romanticismo está en peligro de extinción. Ya no estamos en los días en los que el hombre tienen que hacer mucho esfuerzo para conseguir una chica. De hecho, es más probable que si hacés mucho esfuerzo no consigas nada. Es sólo cuestión de buscar una cierta compatibilidad y saberte vender; eso es todo. De hecho, el éxito de las páginas web de citas online como Tinder nos demuestra por donde pasa todo. En la mayoría de los casos, simplemente se trata de un juego de personalidad visual y atracción física.

romanticismo en peligro de extincionLa sociedad actual demuestra que lo importante es que haya una suerte recíproca de conveniencia entre ambas partes. Los sentimientos vienen después y durarán hasta que dejen de ser convenientes. El romanticismo, para muchos, ya no consiste en flores, poemas, canciones y diferentes locuras, sino que todo evolucionó a una acción pragmática con la que puedas demostrarle a la otra persona que sos el árbol más alto y robusto del bosque o el león más fuerte y poderoso de la selva.

Ya no hay tiempo de idas y vueltas. Estamos en los tiempos express. Todo tiene que salir rápido y con papas fritas. Los gestos románticos no sólo no suman, sino que suelen confundir emocionalmente a la mujer. El romanticismo sirve, pero al día de hoy está evolucionando a un gesto de conveniencia luego de que la relación sentimental está confirmada. Si bien el marketing de las fiestas y los eventos para enamorados ha colaborado a revertir un poco la situación, década tras década el romanticismo va siendo devaluado a gran velocidad.

La sociedad es demasiado materialista, egocentrista y carente de valores para seguir con algo tan intenso y profundo como un acto de amor romántico y verdadero. Además, es desagradable pensarlo, pero muchas mujeres tienen una tendencia más positiva hacia un chico malo que a un chico bueno. Eso hace que los valores cambien y el hombre auténtico, honesto y sencillo no exista o se sienta como sapo de otro pozo y prefiera mantenerse bajo las sombras. Por eso decimos que el materialismo está en peligro de extinción.

pareja adEl romanticismo murió empezando por la revolución sexual de los 1960s. Ése fue el punto de inflexión que cambió el valor de la santidad de la unión en matrimonio y la apreciación íntima de las relaciones sexuales. Lamentablemente, la sociedad ha caído muy bajo. Según la sociedad, lo único que importa es satisfacer los deseos sexuales; el amor tan sólo juega como el aderezo para la hamburguesa.

El romanticisimo quizás no ha muerto, pero se encuentra en peligro de extinción y parece inevitable. Si no fuera por el Día De San Valentín tal vez este proceso se hubiera acelerado más rápido. No caben duda que el romanticisimo no tiene el valor de antes. Muchas cosas perdieron su valor; desde la familia, hasta la amistad sin intereses. Las carreras tienen prioridad sobre las amistades o la pareja, y el alma gemela es algo que nos contaron pero estadísticamente parece ser totalmente imposible.