¿Se puede realmente ser mejores amigos con alguien del sexo opuesto?

Ser mejores amigos del sexo opuesto

“Solo somos amigos”, “nunca pasará algo entre nosotros” ¿Son reales estas frases? ¿Es posible que exista una verdadera y mejor amistad entre un hombre y una mujer?

Para ser “el mejor”, hay que llenar muchos papeles. Roles que normalmente se extienden a lo largo de una serie de amigos, ahora se consolidan en un solo, “mejores amigos”. Esta persona es tu compañero en las salidas, es guardián de tus anhelos y secretos más profundos, es amante de tu peculiar sentido del humor, y está presente en tu vida. Son seguros, cariñosos y están comprometidos. En resumen, son algo así como un cónyuge.

Pero entonces, ¿Un hombre y una mujer pueden ser amigos?

La amistad entre el hombre y la mujer puede ser tan posible como no, dependiendo de los miembros de la relación y las intenciones que tengan acerca de ella.

Existen, por un lado, los vínculos afectivos desinteresados de todo tema sexual, por lo que es posible considerar una amistad genuina con personas del sexo opuesto. Por otro lado, hay relaciones en que, si bien las personas pueden tener intereses comunes, también puede haber algún deseo o atracción física.

¿Si hay atracción no hay amistad?

La amistad es un lazo afectivo donde queda claro que se juegan sentimientos del orden del cariño y el amor desafectivizado sexualmente. Si hubiera por parte de alguno de los dos un deseo o atracción sexual, ya no se podría hablar de una amistad verdadera.

Lo que me lleva hacer esta afirmación:
pareja ad

No se puede ser mejor amigo de alguien del sexo opuesto

No se puede, a largo plazo por lo menos. Porque si bien la amistad funcione durante un tiempo, llega un punto en el que ser “mejores amigos” está en desafío directo a una relación romántica. Dicho de otra manera, el mejor amigo, si realmente es un mejor amigo, ocupa el mismo espacio que una pareja puede (y debe) ocupar. Y si esas personas no ocupan el mismo espacio, a continuación, una de las dos partes está siendo engañada.

Además, y aquí es donde realmente vas a levantarte en armas, yo sostengo que una (si no ambas) de las personas en una mejor amistad con el sexo opuesto está interesada románticamente en la otra. Y aunque no puedo decir que esto sea exacto el 100 por ciento de las veces, te puedo decir que nunca he visto una situación en que por lo menos uno de los dos tenga esperanzas de que las cosas progresen. Pero ¿por qué pasa esto?

Debido a que ser “mejores amigos” del sexo opuesto es un matrimonio sin compromiso. Los mejores amigos y cónyuges se construyen a partir de la misma materia.

Si no estás dispuesto a aceptar este punto, de alguna manera estas engañándote a vos mismo, recibiendo algo de tu amigo/a que le pertenece a su cónyuge o, mucho más aterrador, estás dando algo a tu amistad que debe ser solo de tu cónyuge. No se puede tener ambas cosas. Incluso una mejor amistad del mismo sexo debe venir, lejos, en segundo lugar al tu cónyuge quien es tu verdadero  “mejor amigo” en el matrimonio.

En síntesis, ¿conviene tener hombres/ mujeres como amigos?

La amistad es uno de los pilares fundamentales de la vida, por lo que no es recomendable prescindir de ella sólo porque la persona sea del sexo opuesto. Hay que apostar a que ese vínculo pueda estar libre de intereses sexuales, que logre crecer y que ambos puedan desarrollarse como personas en compañía, sin importar de qué sexo sean.

musica ad