¿Una relación privada con Jesús?

Mateo 5:14-16 “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

 

relacion privada publica con Jesus DiosMuchas personas piensan que su relación con Dios se trata solo de ellos y no importa lo que piensen los demás, pero la realidad es que la Biblia nos indica todo lo contrario. En Mateo 5 ya empieza aclarando que somos la luz del mundo y que nuestra relación con Dios no tiene que ser escondida y tiene que ser demostrada a través de actos públicos. No es la idea del cristianismo tener una relación privada con Jesús.

No tienen sentido alguno quedarse sin hacer nada en un mundo que constantemente juega con la oscuridad y las mentiras. Nuestra fe está para ser pública y compartida con la sociedad. Tenemos que hablar de lo que creemos y de nuestro amigo todopoderoso con los demás. Nuestro llamado es ser un seguidor de Cristo ejemplar, no importa a qué te dediques, dónde te encuentres y con qué tipo de personas te relaciones.

Viviendo en países libres como Argentina, Colombia, México o Estados Unidos, no hay excusa para vivir una vida que rompa el silencio y hablar de nuestras convicciones y los fundamentos que rigen nuestra vida. No es necesario estar todos los días gritando de Jesús por las calles, pero sí es importante romper con la vergüenza y hablar de nuestra fe y dejar de tener una relación privada con Jesús, sino reflejarla a través de nuestra vida cotidiana.

 

“Porque no me averg:uenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree… ” Romanos 1:16
Nuestra vocación como seguidores de Cristo debería ser compartir el Evangelio. Dejemos que nuestra luz brille delante de los hombres para que vean nuestras buenas obras y glorifiquen a nuestro Padre Celestial. Si estamos dispuestos a tener una relación pública con la familia y muchas amistades, ¿cuánto más tendríamos que tener una relación pública y no privada con nuestro amigo Jesucristo? Desafiémonos a ser un libro abierto para mostrar a Cristo en nosotros.

musica ad